BOTAS BEATLES



Dedicado al querido amigo Omar Cárdenas.

Un año completo de cesantía. Era tanta la miseria que ya tapaba con cartones los hoyos de los zapatillas. Tal vez adivinando mi brutal estado de pobreza, el Motta, otrora pelusón de conventillo pero hoy de traje y camisa con colleras, me ofreció un trabajo que dijo que me resultaría fácil.
“Tendrías sólo que pisarte unas ñatas”.
Le aclaré que estaba hablando con alguien decente, que había sido siempre decente y permanecería como decente. Pareció entenderlo, a pesar de eso dejó caer en mi bolsillo una tarjeta con un teléfono.
“Hazlo por tu vieja” escuché que decía mientras se alejaba.
Para qué les tendría que contar lo obvio, la necesidad pudo más. Aquí estoy por eso ante esta clienta que en enaguas se moja los labios creyendo que así puede entusiasmarme. Yo sólo trato de borrar su imagen concentrándome en aquella amiga, la Panchita, con quien, como no podíamos hacerlo entre las cortinas del Teatro Centenario, ella, sin que yo se lo pidiera, lo quiso tomar en su boca. La mujerona mientras tanto me observa con los ojos turbios de las zorras que sorprenden en los gallineros, y con un gesto rabioso me ordena que asuma porque no me paga para seguir esperando.
“Por fin un trabajo”, me digo, podré llevar pan y porotos para mi madre y compraré también botas negras para mí, medio taco, cremallera de bronce. Mis primeras botas Beatles.

MARTÍN FAUNES AMIGO © Derechos Reservados, 2016.


Si desea conocer más detalles de lo que aquí exponemos, o participar en algún taller de creación o de cuentacuentos, envíe un mensaje a martinfaunesa@gmail.com

Creación, programación, redacción, diseño y soluciones de web : tranviaequivocado@gmail.com