EL CONCURSO


Inocencia Mateluna, llevaba demasiado tiempo sola, tal vez por eso la voz cálida desde el otro lado del teléfono la puso tan contenta: “la felicito, usted ha resultado ganadora”.
Vaya noticia, maravillosa, y el premio era, nada menos, un hombre. Claro que para cobrarlo tendría que comprar treinta mil pesos en prepagos telefónicos y revelar la clave llamando a un teléfono que la convincente voz le dictaba.
Parecía una estafa más de ésas que se han hecho conocidas, además ella no recordaba haber participado en ninguna clase de concursos. No obstante, siguiendo a una corazonada, cumplió fielmente con cada una de las instrucciones que la voz en el teléfono le daba, y no tuvo de qué arrepentirse, porque a la media hora ese hombre recién ganado golpeaba a su puerta, qué mejor.
Y fueron felices, realmente felices. Claro que desde entonces, cuando ella desea amarlo, debe revelar claves telefónicas por otros treinta mil pesos.

MARTÍN FAUNES AMIGO © Derechos Reservados, 2016.


Si desea conocer más detalles de lo que aquí exponemos, o participar en algún taller de creación o de cuentacuentos, envíe un mensaje a martinfaunesa@gmail.com

Creación, programación, redacción, diseño y soluciones de web : tranviaequivocado@gmail.com