REYES DE LA RUTA


Le faltaba mucho camino por delante, pero valdría la pena, lo estaría esperando aquella que lo atendía como saben hacerlo sólo las mujeres enamoradas.
Bajó a la berma a descansar en momentos en que otro camión pasó iluminando un letrero que, apuntando con una flecha a un caserío que se recortaba en la penumbra, anunciaba sin desparpajo: “Ivette, especialidades francesas”.
Quiso ir hasta allá, alcanzó incluso a dar unos pasos, pero al buscar en su billetera constató con desasón que le quedaba sólo el dinero del combustible que debería cargar para llegar donde su amor.
No tuvo tiempo para pensar en que la vida era cruel o en cosas así futiles, porque otro camión se cruzó iluminando un letrero que no había visto cuya flecha apuntaba en dirección a él mismo anunciando en su aviso: “Masturbatorio”.

MARTÍN FAUNES AMIGO © Derechos Reservados, 2016.


Si desea conocer más detalles de lo que aquí exponemos, o participar en algún taller de creación o de cuentacuentos, envíe un mensaje a martinfaunesa@gmail.com

Creación, programación, redacción, diseño y soluciones de web : tranviaequivocado@gmail.com